Verano en el extranjero

Publicidad


Publicidad

Transportes de Brasil

Avión



Varias compañías internacionales vuelan regularmente a Brasil: Iberia, Air Europa, Aerolíneas Argentinas, Air France, American Airlines, KLM, LAN-Chile, British Airways y TAP Air Portugal. Compañías nacionales brasileñas: Varig (RG), VASP (VP) y TAM (KK).


Brasil dispone de varios aeropuertos internacionales:

- Brasilia International (BSB), ubicado a 11 km. al sur de la ciudad. Cuenta con un servicio regular de autobuses que conectan el aeropuerto y la capital en unos 30 minutos. También pueden cogerse taxis, que suelen tardar un cuarto de hora en realizar el trayecto.

- Rio de Janeiro (Galeão) (GIG), a 20km al norte de la ciudad. Hay servicios de taxis y de autobuses que que llevan a Río de Janeiro.

- São Paulo (Guarulhos) (GRU), a 25 km. al noreste de la ciudad.


Dada la gigantesca geografía del país, este ha desarrollado uno de los mayores sistemas de vuelos internos del mundo. La mayoría de sus ciudades están conectadas por avión, y hay servicios de puente aéreo entre São Paulo y Río de Janeiro, y entre Brasilia y Belo Horizonte, además de un servicio regular entre São Paulo y Brasilia.


Aeropuertos nacionales:


- São Paulo (Viracopos) (VCP), a 96 km. al suroeste de la ciudad.
- São Paulo (Congonhas) (CGH), a 14 km. de la ciudad.
- Salvador (Dois de Julho) (SSA), a 36 km. de Salvador.
- Manaus (Internacional Eduardo Gomes) (MAO), a 14 km. de la ciudad.

Taxis


En casi todas las ciudades los taxis se distinguen por sus placas identificativas de color rojo. En general, resultan caros, especialmente si ofrecen aire acondicionado. Hay que prestar atención al subir al vehículo y comprobar que éste dispone de taxímetro y que además el taxista lo enciende al arrancar; de lo contrario pueden producirse fraudes. En caso de que el taxi no disponga de taxímetro, hay que apalabrar el precio del servicio antes de iniciar el recorrido.


Coches de alquiler


Los casi dos millones de kilómetros de carreteras de Brasil no están en muy buen estado. No se recomienda a los extranjeros conducir de noche por la inseguridad y falta de visibilidad. Aún así, en el país operan muchas compañías de alquiler de vehículos distribuidas por todo el país, la mayoría con oficina en los distintos aeropuertos internacionales. Sin embargo, este medio de transporte resulta caro e incómodo, ya que en las grandes ciudades hay mucho tráfico y atascos. En Brasil se conduce por la derecha. Para alquilar un coche es necesario presentar un permiso internacional de conducir.


Autobuses

Autobuses internacionales
A Brasil se puede llegar en autobús desde Estados Unidos.. Río de Janeiro ofrece líneas de autobús que conectan con otros países latinoamericanos. Estos viajes suelen ser económicos pero muy largos. Por ejemplo, desde Rio de Janeiro se tardan 44 horas en llegar a Buenos Aires (Argentina). Para obtener más información visita la página oficial de Turismo de Brasil .

Autobuses interurbanos
La mayoría (cerca del 97%) de los trayectos interiores en Brasil se realizan en autobús. Son bastante cómodos y modernos, con aire acondicionado y paradas para descansar. El problema es que las grandes distancias entre las ciudades brasileñas obligan a hacer muchas conexiones, y los recorridos interurbanos resultan mucho más incómodos que si se opta por el avión.

Autobuses urbanos
Todas las ciudades de cierta importancia cuentan con servicios de autobuses, un medio de transporte económico. No resultan muy caros.


Barcos


El puerto más importante de Brasil es el de Rio de Janeiro, utilizado como punto de escala por muchos cruceros internacionales. Otros puertos destacados son Manaus, Fortaleza, Recife, Salvador y Vitória.
Brasil dispone de servicios de transbordadores por mar o por el Delta del Amazonas que unen las ciudades costeras y las que bordean el río. También hay barcos que llevan a las islas de Santa Catarina, Ilha Grande e Ilhabela. Además, varias compañías privadas conectan los puertos fluviales del interior del país.


Tren


Hay conexiones por tren entre las grandes ciudades servidas por las Redes Regionales de Ferrocarriles. Sin embargo, este medio de transporte está decayendo en las últimas décadas, ya que por el clima y las grandes distancias los trayectos resultan incómodos y muy largos. Hay un servicio de trenes diurnos y nocturnos (con coche-cama y restaurante) entre São Paulo y Río de Janeiro. Entre las rutas disponibles, destacan por su belleza las de Curitiba a Paranagua, y la de São Paulo a Santos.
En cuanto a los trayectos internacionales, las principales líneas unen Brasil con Argentina, Bolivia y Chile.