Verano en el extranjero

Publicidad


Publicidad

Clima en Japón

Con una superficie de 378.000 kilómetros cuadrados, Japón es la vigésima quinta parte de la superficie de los Estados Unidos de América (un poco menos que California), la vigésima parte de la de Australia y una vez y media mayor que el Reino Unido. El país está constituído por una larga serie de islas, que se extienden unos 3.000 kilómetros de norte a sur, y que hacen que parezca un inmenso caballito de mar. Sus cuatro islas principales son: Hokkaido, Honshu, Shikoku y Kyushu.

Además de estar rodeado por el mar, cuyas cálidas y frías corrientes crean un entorno que acoge una gran variedad de especies marinas, su orografía montañosa hace que los contrastes entre las diferentes regiones sean considerables. Los extremos norte y sur de Japón tienen climas muy diferentes: en marzo se puede ir a tomar el sol en el sur y a esquiar en el norte.

La mayor parte de Japón se encuentra en la zona templada septentrional de la tierra y tiene un clima húmedo propio del monzón, por lo que durante el verano soplan los vientos del sudeste del Océano Pacífico y los del noroeste del continente eurasiático durante el invierno.

El país tiene cuatro estaciones bien definidas: primavera (con los famosísimos cerezos en flor), verano, otoño (con sus hermosos tonos cálidos) e invierno. Los japoneses disfrutan de estas manifestaciones del cambio de estación y siguen su evolución a través de los pronósticos del tiempo, donde aparecen mapas que indican los mejores lugares para poder contemplar las floraciones de la primavera y las hojas otoñales en su mejor momento.

Invierno (diciembre - febrero)


Las temperaturas raramente superan los 0°C en la zona de la costa del Océano Pacífico durante el invierno. Es una región relativamente seca y frecuentemente soleada. El centro y el Norte de Japón son zonas muy indicadas para la práctica de deportes de invierno. Este paisaje invernal contrasta con las temperaturas relativamente suaves y agradables del sur del país.

Ropa recomendada: abrigos, jerséis, suéters, etc.

Primavera (marzo - mayo)


La aparición de la flor del ciruelo es una buena señal de que el frío invierno acabará pronto y la primavera está a la vuelta de la esquina, seguido de la floración del cerezo, que realiza su espectacular aparición en la zona de Tokio entre finales de marzo y principios de abril. Espléndidos paisajes, montañas y jardines plagados del sonrosado color de las flores caracteriza a esta época del año.

Ropa recomendada: chaquetas, suéters ligeros y otras prendas de poco abrigo.

Verano (junio - agosto)


El verano japonés comienza en el mes de junio, con unas tres o cuatro semanas de lluvias torrenciales. Es la época en la que los agricultores realizan la siembra del arroz. A partir del mes de julio el calor y la humedad resultan insoportables y la mayoría de los japoneses disfrutan bañándose en el mar y relajándose en los balnearios de las zonas rurales. El verano es la estación del año en la que acontecen las fiestas más tradicionales y los eventos más interesantes.

Ropa recomendada: prendas ligeras. Rebecas y otro tipo de ropa de similares características son muy recomendables si se visitan lugares con aire acondicionado.

Otoño (septiembre - noviembre)


El otoño nos brinda toda su frescura, con brisas ligeras y temperaturas más suaves que permiten sofocar el abrasador y húmedo verano. El campo presenta una bucólica estampa en la gama de tonos ocres. Los crisantemos crean asombrosos paisajes que sorprenden a los viistantes de parques y jardines. Es también la estación en la que tienen lugar importantes conciertos de música, actividades de ocio y competiciones deportivas.
Ropa recomendada: prendas ligeras y ropa de poco abrigo.

Se trata de una región donde las catástrofes naturales (tifones, erupciones volcánicas, terremotos y tsunamis) son algo habitual. Aunque pueden llegar a cobrarse muchas vidas humanas, los japoneses trabajan intensamente para minimizar sus efectos: utilizan las tecnologías más avanzadas para diseñar estructuras resistentes a los terremotos y seguir la trayectoria de las tormentas con mayor exactitud.

La combinación de un terreno montañoso, la longitud del archipiélago y su cercanía a la masa continental implica unas condiciones climáticas muy complejas. El Norte registra unos veranos muy breves y largos inviernos con fuertes nevadas, mientras que las islas meridionales son en general más templadas y húmedas. De diciembre a febrero, el aire frío y seco de Siberia colisiona con las masas de aire más húmedo del Pacífico, provocando importantes nevadas en la zona occidental. Por el contrario, de junio a agosto dominan los vientos cálidos y húmedos del océano, que provocan altas temperaturas y un elevado índice de humedad. El final del verano coincide con la temporada de los tifones, con lluvias torrenciales y fuertes vientos, sobre todo en las regiones costeras.

 
Invierno
Primavera
Verano
Otoño
 
T(F)
T(C)
P
T(F)
T(C)
P
T(F)
T(C)
P
T(F)
T(C)
P
Sapporo
26.4
-4.1
110.7
44.1   6.7   60.9
68.9
20.5
67.2
52.3
11.3
124.1
Sendai
34.7
1.5
33.1
50.2   10.1   98.1
71.8
22.1
159.7
58.6
14.8
99.2
Tokyo
42.4
5.8
48.6
57.9   14.4   130.3
77.7
25.4
161.5
64.8
18.2
163.1
Nagoya
39.7
4.3
43.2
57.4   14.1   143.3
78.8
26.0
218.0
63.7
17.6
116.9
Osaka
42.4
5.8
43.7
58.6   14.8   121.1
81.0
27.2
155.4
65.7
18.7
109.3
Fukuoka
43.5
6.4
72.1
58.6   14.8   125.2
80.4
26.9
266.4
65.7
18.7
80.9
Naha
61.9
16.6
114.5
70.3   21.3   180.7
83.3
28.5
176.1
76.8
24.9
162.9
"T" representa a la temperatura en grados Fahrenheit (F) y Celsius (C);
"P" simboliza la precipitación registrada, medida en mililitros.

Si deseas conocer el pronóstico meteorológico para Japón, puedes visitar los siguientes enlaces: Terra, The Weather Underground, Tutiempo.net y Eltiempo.miarroba.com